Argentinos encaram final como chance de revanche